jueves, 24 de septiembre de 2015






Cuando muera, seré más que estando vivo.


Rogelio Arce Barrantes.


Cuando muera descansaré en la tierra que me adoptó.
Dejar mi corazón en mi terruño, el resto de mis restos aquí mismo,
¿Pero qué es aquí mismo, dirá usted? Yo le responderé: aquí,
aquí y allá que es lo mismo, allá o acá son iguales


Los miles y miles de recuerdos se irán conmigo
Dejarán eso sí una pincelada, sobre aquellos que toqué
Ya no estaré entre vivos ni entre muertos, estaré allá
Allá es la eternidad, de donde vine y hacia donde me iré


¿Cuándo llega la muerte hay que llorar?
Si, se llora de emoción y de tristeza,
Por aquellos que quedan, por los que ya partieron


No dejes que me olviden vida mía,
Cuéntales esos cuentos que te dije
Entre tantas y tantas largas noches


lunes, 5 de noviembre de 2012

Poemas en dos vías, sin métrica y sin son.


Estos poemas libres, fueron escritos en una semana de agosto del 2011, la idea era poner por escrito un tipo de poemas libres que pudiesen ser leídos de arriba hacia abajo o de abajo hacia arriba, de acuerdo al gusto de cada quien. Tuve la intención de imprimirlos para donar los derechos a una asociación cultural de mi Naranjo querido, aunque no descarto hacerlo, por ahora estarán aquí para ser leídos por quienes deseen gratuitamente. Los nombres de todos y cada uno de ellos fueron puestos por mi tres años después, corresponde más a un orden inteligible que a una norma rígida; todo poema no es más que un suspiro del alma, además de ser el género literario más realista que existe: veamos los Salmos, con su belleza poética son las mejores expresiones del Antiguo Trstamento. De todas maneras deseo que quien los lea los disfrute, yo tuve largas noches de dolor y pasión mientras sacaba esos poemas para exorcizar los demonios del recuerdo.




20 septiembre 2015







Poemas en dos vías, sin métrica y sin son.


Rogelio Arce Barrantes (Kike Arce).




1 (Tarde te amé)

Amar es un momento de eternidad con luz 
Todo el mundo se cae en el espacio azul
Y abanica la cara más bella que soñé
Tan dulces los sonidos del viento llegan ya 
Sintiéndote aquí adentro, más mía que de ti. 
Mi corazón cabalga a lomos de un corcel
Del cielo llamaradas color de rojo azul
Mirando hacia las nubes traviesas, juguetonas 
A quien te amó primero sin tu saberlo aún 
Encontrarás sentado debajo de una palma
Si vienes a la orilla del encrespado mar 
Entonces, solo entonces comprenderás quien soy



2

(Azahares de juventud)


La suave llamarada rojiza y amarilla
Nos deja suavemente mientras el mundo va 
Y los que nos amamos podemos sentir que 
Todo este entramado es pura eternidad
De seres tan etéreos que vivieron sin ver 
Que todo en este mundo es poema de amor 
En las mañanas frías y las tardes sin luz 
Son esas dos eternas llegadas del amor
Y uno puede estar solo sin dejar de querer
La que está sola allá y quiere sin saber.
Que las dulces noches las dormimos los dos 
Tu allá en tu propia cama, yo aquí en la mía 
Durante muchos años conociendo sin ver 
Que ese suave deleite de amor existía allá 
Muy lejos y muy cerca sin tocarnos jamás 
Solo soñaba ser parte de tu soñar
Y tú querías soñarme sin verme antes jamás


3

(Antes de saber quien eras)


Queríamos ser uno desde la eternidad 
Buscando la verdad entre los dos sin ver
Sin saber que eramos uno miles de años ha 
Morimos muchas veces en soledad los dos 
Somos almas gemelas que llegamos a ser 
Esperando ser parte más allá de la piel
Un alma que en un sitio desconocido está
Y sentía yo mi alma palpitar de pasión
Yo solo te miraba entre brumas también 
Estabas entre nieblas de amanecer sin fin 
Una tarde de mayo que llegaste hasta mí 
Profundamente negros los ojos que soñé 
Ternura en la mirada y descanso en tu ser 
Las juguetonas luces del sol amaneciendo 
Parecen lucecillas junto a la luz de ti 
Solamente se ama si se encuentra el por qué

4

(Capitán de mi propio destino)


Morir tampoco es parte final del existir
Nacer no significa lo mismo que vivir
Como entre sueños truncos y despertares bruscos 
Solo se nos permite ver parte del ayer
Mañana es un proyecto de espiritual verdad
Nos dan la vida a trozos para vivirla así
Somos encarnación de amoroso esplendor 
Morimos y nacemos en un eterno fluir
Las bromas del destino siguiendo tras de mi
Sin saberlo siquiera y sin poderlo ver
Nos juntamos un día en un remoto ayer
Cada palabra ocupa tu lugar en mi ser
Solo puede decirse cuando se dijo ya
Brisas en su pasada, mueves todo mi ser
Nubes y montes juegan a matizar colores
Se abrazan en el fin del horizonte azul
Sonriéndole a la vida, buscando sin cesar 
Las flores blancas en la rivera están 
Jugando eternamente saltando sin sentido 
Del río la corriente brincando piedras va



5

(A aquella mozuela)



Como soñé en un día mientras veía llover 
Que la vida trajese esa flor hacia mí 
Sentado en una piedra mullida por la edad 
Con deseos de ver lo que no pudo ser 
Queriendo mirar fijo lo que no llega aún 
Adivino entre nubes la historia de este amor 
Gozo de solo ver la verdad sin saber
Que estas allá presente sentimiento mío es
Yo mientras esperando verte para morir 
Morimos muchas veces nacemos otras mas 
Vamos junto a la vida queriendo saber más
Sin que las ilusiones dejen de estar allá
Las lágrimas del alma cuentan la historia siempre 
Aunque no la entendemos sabemos que allá está 
Por pedazos y trozos se arranca la existencia
Del alma compungida que vive presa aun 
Anhelando ser libres como el viento al pasar 
Querríamos vivir eternamente ya
No tener que volver a vivir otra vez 
Solamente estar vivos para la eternidad




6


(El largo camino a casa)



No hay brisa, era por dentro como tierra reseca
Ni la lluvia lograba mitigar esa sed
Como sentía el dolor de no poder amar 
Llegaban a mi vida tan solo a recalar
Como viejos navíos cansados de vagar 
Muchos barcos dejados al pairo en el amor 
Fui isla, fui ensenada, fui playa roca y mar 
Estaba ahí esperando llegase ese vapor 
Buscaba con ardores un naufrago de amor 
Y como me esmeraba en hacerlas sentir 
Pasión, ardor, cariño y calor otoñal
Fui aroma de azahares, fui flor de dulce olor 
Fui río, fui marea, fui mar, fui cielo y tierra 
Muero por no tenerte viviendo por perderte 
Cual la mañana trae azul al monte aquel 
Como la tarde tiñe ese monte de tul
Por estar lejos ambos y la noche en su afán 
Vamos perdiendo vida a cada paso más
Sin querer terminarla y empezar otra vez
Se angustia el corazón prisionero del pecho 
Porque la vida es como tiene que ser
Pero nunca podremos entenderla por fin 
Ningún bien es pequeño ni existe mal menor
Todo es fascinación de mi loca ilusión  
Saltamos en los sueños porque vivimos más 
Apresuramos todo en medio del vivir
La almohada nos transmite lo que el sol nos dejó 
Recostamos despacio nuestra vida al dormir 
Porque el amor existe allí donde tu estás



7


(La muerte y el adiós)



Mira si desdecirnos es decir la verdad
Mentimos todo el tiempo por querer detener
Nuestra vida en pequeños cuencos hechos de piel
Va corriendo en segundos como huyendo hacia el fin 
Porque nos desespera la fría eternidad
Porque no nos enseñan simplemente a vivir
Porque somos porciones de una vida sin fin
Saltando en escalones de mundos por doquier 
Gritando en un silencio aterrador y oscuro
La vida se nos da muchas veces y mas
Convertidos en una materia inmaterial
Descarnados de pronto lograremos llegar
Al lugar que anhelamos desde la eternidad 
Poseeremos allá la tierra prometida
Cada uno la tiene como regalo al fin
Solo conseguiremos llegar hasta el final
Si podemos meternos por la angostura real
Creemos lo que un día el pastor nos dijese
Sin temor y sin pena, solo espero llegar
Hasta los brazos tibios que me adormecerán 
Henchida el alma de amor y de pasión
Desfilando muy solo lleno de sueños voy
Porque la vida es perpetua eternidad



8

(Serenidad de un viejo)


Cantando viejos sones sin ritmo del ayer
Mientras cae despacio sobre la hierba va 
Diciendo con sus trinos de su dulce sonar 
Como extraño el ayer que tanto me dejó
Como extraño este hoy sin el amado ayer 
Como vivo a poquitos cada día a su vez 
Me dices con tu dulce música al pasar 
Que la vida se vive sin desesperación 
Porque así como llega el hoy se va al ayer 
Así como esta lluvia no cesa de caer
Así ese sol oculto me calentaba ayer
La cadena de plata que la vida nos es
Como un eterno rio que discurre sin fin 
La vida misma es un sueño sin final 
Tenemos en el alma los amores de ayer
La mente nos lo pide que los traigamos ya 
No podemos dejarlos porque idos están 
Los sueños ya se fueron para no regresar


9


(Rostro transfigurado)



Me dijiste al oído que quisieras vivir
Y ese deseo tuyo es parte de mi amor
Miles y miles de años sentados justo aquí
Yo quisiera que sepas que podríamos estar
Sin sentir el cansancio ni el tedio de la vida 
Vamos siguiendo el rumbo que nos traza el amor 
Queremos y soñamos como si solamente
Amar es entregar la vida en pedacitos
A quien la solicite solo por dar amor
Que recuerden que hubo otro amor antes ya 
Deseando ser tu sombra, mi sombra serás tú 
Apasionadamente me meto por doquier
Estoy en cada sueño visión o anhelo allá
Muy dentro de tu mente mi mente siempre está
Grito hacia el infinito mis versos de pasión
Mil anhelos de vida compartida también
Llanto y risa se unen mientras se va la vida
Desde la cuna vamos llorando sin querer
Riendo sin proponerlo estamos en la vida
Hasta el postrer momento de nuestro existir



10


(El fin de todo)

Los dolores pendientes dejaremos atrás
Entre más nos amemos más pronto se expiarán 
Solo quien ama puede verse libre de si
Amar es un difícil término de explicar
Sin miedo sin mesura, solamente por dar
Por eso es preferible dar todo sin medir
Lo que no demos es tarea de otra vez
Seremos para siempre lo que podamos dar 
Somos o no capaces de querer sin temor
La medida del alma es igual que el amor
No podemos amar a poquitos no mas
Amar es entregar todo lo que se es
No puedo verte triste aunque yo triste este
Esa duplicidad o dilema de amor
Aunque tenga sollozos a veces sin querer
No puedo dejar ir el gozo que me das
Mi vida solamente la he vivido por ti
No descansar jamás de agradecerte a ti 
Debería bendecirte con cada aspiración 
Vida que me has dotado del poder del amor




11


(Se cauto en tu vida, pero atrévete a vivir)



Camina con cuidado mas hazlo sin temor
Cada paso que das es de menos y más 
En ese transitar que debemos andar
Tras nuestros propios pasos sencilla humanidad 
No puedes dejar nada de lo que debes ser
La vida es una eterna red de vienes o vas 
Todos nuestros senderos se cruzan al pasar 
Vivimos en un mudo universo circular
Lo que aquí se termina empieza por allá
Y lo que aquí comienza ya terminando está
Tendrás que hacer aquello que la vida te da 
Escoge solamente la forma de sentir
Pues ese caminar siempre tendrás que andar 
Sin otra alternativa que andarlo hasta el final 
Cuando sientas cansancio al mucho caminar 
Recuerda que otros tantos caminaron igual 
La mágica vivencia del amor y el dolor 
Viene envuelta en el alma que te dan al llegar 
Escogemos nosotros la forma de sentir
Porque el camino es poco lo que puedes variar


12


(La gloria de morir)


Canta el mundo las glorias de batallas sin fin 
Sufrirán por igual vencido y vencedor
La batalla es parte de la vida por si
Nada importa si ganas o si pierdes al fin 
Toda gloria es mezquina y vano es el dolor 
Cada parte no es más que una parte de mas 
Tendremos al final que luchar sin cesar
La vida es una lucha entre tú y la ilusión 
Nada de lo que mires esta fuera de ti
Ni lo que te da dicha ni lo que te da mal 
Las cosas y la gente solo están en tu mente 
La vida es solamente una simple ilusión 
Perenne es la batalla eterno es su durar
Y todo da lo mismo pobres, ricos, qué más 
Sufrimos y gozamos por igual a pesar





13

(Tarde en un bus cualquiera)



Son las horas más largas de mi vida
Desde mis pupilas veo sin entender
No atino a comprender por qué estas fuera 
Sobrellevando airosos la altura que le das 
Levanto mi cabeza y veo tu mirar
Tratando de contar tiempo y eternidad
Lento caen de mis dedos los granos de la arena 
Deslizándose suave entre mis manos van
Esas precisas frases que gritaste una vez
Serás sobrepasada por la vida al final
A pesar de negarte junto a la muerte irás
Verás amanecer como un atardecer
Tras las huellas inciertas de un mañana lejano
No hay dolor tan profundo que no nos deje al fin
La intemporalidad es una y siempre llega 
Puntual a aquella cita con la vida y la muerte 
Lo que aun no ha llegado alguna vez llegó
Sonoras risotadas del pasado me aturden
Haber sufrido amargas penas de aquel dolor 
Si he ido sólo ha sido como en un sueño azul




14


(Amar en silencio)


Siento en mi propia piel tu suave calidez 
Esa piel que me cubre igual que a ti
Esos labios son parte de mi boca 
Las risas y los suaves balbuceos 
Dejan en mis oídos tu voz amanecida 
Eres parte de mis ruegos y ayunos
Estás en cada instante en que respiro
No hay briza en que no alientes
No hay soledad donde no te presentes 
No hay historia de amor y de locura 
Donde no estás presente y palpitante
Las brumas de la tarde envuelven siempre 
El más grande secreto de mi alma
No puedo huir ni de ti ni de mí
Ni puedes tu marcharte de mi lado 
Estamos para siempre entrelazados 
Como amores cautivos de marinos 
Sin barcos y sin mares que me alejen de ti




15

(La compañera mía)



Nos queda clavado en el corazón 
Un sonido de angélicos coros
Nos envuelve de suaves melodías 
Deletéreos los brillos de los montes 
La soledad de dos en compañía
Es momento de eterna soledad
Dentro del alma misma sin quererlo
Los sueños se han quedado para siempre
Sin ritmo sin prisa y sin nostalgia
Más suaves que las nubes van volando 
Son suaves los dolores del amor 
Dolorosamente interior a nuestras almas 
Como estocada mil veces penetrada 
Que se nos clava aquí en el pecho
De un rojo carmesí y brillante luz
Que nos arrastra entre burbujas
Poco a poco nos ahoga
Ese amor que nace de lo ignoto
Gritarle al mundo con grave dolor 
Quisiera en este espacio intemporal




16


(El estudiante)


Mi corazón entero lo entregué sin pensar
Un día que fue solo uno más entre mil
De tanto amar he podido entregar
La mitad de mi vida y algo más
Quisiera que esta noche me entendieras
Que el canto de sirenas de mi alma
Trae en si mismo ruidos desde otros mundos 
Juntos entre el mañana, en el hoy y el ayer 
Entre penumbras de sutiles velos
El fuerte sonido de tu dulce soñar
Que alguna vez me diera placer, dolor y angustia
Escucho entre sollozos a veces una voz
Una vez más llegando al cielo van
Bandadas de gaviotas que cerrarán la tarde 
Miraba y no creía que fuese aquí
Tan lejos y tan cerca de la mar
Allá se oye el susurro de un cantar
Acá se escucha la muda sensación
Mientras más miro menos consiente puedo estar 
Podría ser mañana tarde y noche sin más




17

(El día después)




Me dice lo que ya la voz no puede hacer 
Suave briza que todo me lo cuenta de ti 
Teniendo tanto tiempo sin donde recalar 
La lejanía de tu alma es pasión y locura 
Suave remanso, dolor hecho pasión 
Pudiéramos dejar que nos atrape
Nada se escapa de la veracidad
Llegando vienen de lejos y de cerca
Aunque quisiéramos asirlo con amor
Todo ese amor sin tiempo y sin edad
Las copas de los arboles llena ya
Junto al verdor del césped, verdura y humedad 
Formando enormes montes de mágica visión  
Nos nutre y nos desgasta con dolor y placer
La savia de la vida se nos da sin medida
Entre encuentros de miel de amargo y dulce bien 
Nos arrollan los miles de recuerdos
De tu piel suavemente mil veces sin edad
Traen hacia mi lecho el suave terciopelo 
Dolores que soportan las noches si no estás 
Gritan entre silencios las penas y el amor
A veces son calmados como con gran clamor 
Rugientes torbellinos de pasión que se van




18


(El adiós de un amor)



Escucho sin querer el suave palpitar
Ante la angustia de no sentirte aquí
Solo tu puedes darme toda la paz que busco 
Darme el dolor absurdo del desamor también 
No sé si pueda hacerlo una vez más
Sé que en algún lugar sin mi tu sola estás 
Creo que no eres más que los sueños de ayer 
No pensar en los días ni en las noches al fin 
No hacer del tiempo clave de mí existir 
Dejarme poseer por tu ausencia anhelante 
Como deseo hacerlo desde siempre y jamás 
Que se detenga ya el universo entero
No haga amanecer ni anochecer aun
Quisiera que el tiempo en su perenne andar
Eterna es la dulzura de tu piel que se queda



19


(Guanacaste de mis ayeres)


Suenan ya los sonidos más dulces que escuché 
Las miserias humanas se deshacen al fin
Arpas que tocan música y un coro celestial
Misteriosa existencia de un mañana mejor 
Las mudas desazones del amor gritan ya
Y es que claman al cielo pidiendo eternidad 
Caminan ya las almas envueltas y abrazadas 
Sonidos y silencios se transmutan en éter y dolor 
Queriendo avizorar la orilla de la mar
Muy lentas y silentes las golondrinas van 
Las llamas amarillas de aquel atardecer 
Mismas que nos encierran sin dolor sin ayer 
Nos hacen que sintamos entre paz y pasión 
Dos corazones que entrelazados van
Sin apenas moverse entre nubes y azul
Con tanto y tanto amor convertido en dolor




20

(Naranjo, 1965)



Aunque el mundo lo grite en silenciosa voz 
Las mismas soledades que dejaron de ser 
Podemos ver los rostros parecidos a Dios 
Podemos entre risas alcanzar el ideal
No hay dolor si estás cerca de mi 
Sin ti nada es verdad y todo sueño es
Traes aparejados el dolor y el placer 
Lágrimas y sonrisas vienen juntas en ti
Los prados solamente marcan tus huellas 
En blancas margaritas convertidas están 
Por donde van tus pasos los míos van también 
No puedo andar sin ti ni puedes tú sin mí 
Somos y lo sabemos dos mitades de un ser



21


(Guadalajara, verano del setenta)



Soñar es revivir lo que hemos hecho ya
Y un sueño solamente nos traerá al final
La paz de ese descanso que en nuestra alma está
Aunque sientas que hayas perdido la razón
No dejes que las bullas del mundo te distraigan 
No permitas que el ruido te haga zozobrar 
Deja las tenues formas trenzarse  frente a ti
Ya les darás su nombre y las conocerás
Si estás en ese sueño durmiendo sin dormir
En la espesa niebla del inconsciente está 
Metida muy adentro esa doble verdad
Que las sueñas despierta y están en tu sentir 
Durante tu descanso en medio del bullicio 
Llegaron en oleadas añoranzas y sueños
Te embargan de placeres y de dolores mil
Solo déjalos ser sin pretender saber
Cuando los sueños lleguen a tomarte otra vez



22


(Madre)

Aquellas dulces manos que te daban calor 
Durante la niñez te acariciaron más
Las llevas muy adentro de tu fiel corazón 
Jamás te dejarán aunque las dejes tú
Esas manos tan dulces te trasmitían amor 
Serán parte de todas las caricias que vengan 
Sentirás otra vez esas manos tocarte
Dando seguridad y reposada paz
Cansado de bregar en los mares sin fin
Como las extrañaste las extrañarás mas
El día que no regresen a tocarte ya más
En tu pupila están firmemente grabadas 
Aquellas manos dulces y firmes de la cuna 
Que agarraban tus manos y les daban calor 
Seguridad y cariño que no se pueden ir 
Aunque creas que se fueron un día al mas allá
No temas que esas manos en mil partes están



23


(Nueva York City 1969)



Los versos más amargos que pudiese escribir 
Se borran fácilmente con solo recordar 
Aquellos ojos llenos de amor y de ilusión 
Que entraron a mi vida en una esquina más 
Cuantas veces pregunto sin poderlo entender 
Por qué estamos tan solos entre tanto dolor 
El mundo es solamente reflejo e ilusión
La vida tiene fuentes de desesperación
Y podemos cambiar por sonrisas y amor 
Tenemos en el fondo miedo de nuestra dicha 
Por qué creer que sea tan malo ser feliz
No tengamos temor de dar y recibir
Que el mundo es muy hermoso debemos comprender
Que la vida se da para vivir y amar
Diciendo que existir es solo ser feliz
Los versos más sutiles podría enumerar




24


(Morisca de mis ayeres)



Sobre la negra tela que cubre tu mirada 
Caminas entre otros sin poder enseñar
Ese moruno rostro que te diese la vida
Al que pocas miradas podrían soportar
Han puesto en escondido eso ojazos negros 
Pudieron conquistar Al Andaluz, Toledo
La Alondra y muchos más con solo esa dulzura 
Eres frágil figura envuelta en suavidad
Colores apagados que enciendes con tu andar 
Por oculta que vayas se nota por doquier
Eres como una virgen que nació entre las olas 
Caminas por la calle llena de plenitud
Sabían que serias mujer y madre al fin
Te esconden de los ojos curiosos por temor



25

(Morena de mi vida)

El ébano feliz se durmió ahí en tu piel
Viniste no hace mucho de un lejano país
La mirada del blanco te desea desde lejos 
La blanca que te envidia, te teme y te repele
Llenaste con sonrisas de pulido marfil
El mundo donde echaste raíces para ser
La mujer que nos trajo la raza a mejorar
La eterna y dulce piel se nos marca al pasar 
Eres eternidad de atardeceres idos
Mientras sonríes opacas esas puestas de sol 
Contorneas tus caderas porque tú eres así
Los que te miran saben que eres muy maternal 
Dulce y fuerte mujer que llegó desde allá
Sin tu luz que me alumbra sería un infeliz





26

(La noche junto al mar)



Que dulce suena siempre el rugido del mar 
Mientras miramos vemos estrellas sin final
Todas tienen un nombre y una historia sin fin
Esas noches de ensueño que hacen temblar al mar 
Esos olores tenues de las lejanas playas
A reposar sus penas entre nosotros van 
Nos dan la enamorada sensación de vivir 
Ente la blanca espuma saliéndose del mar 
Vienen y nunca llegan las olas a la par
Siempre regresan lentamente hacia allá
De donde siempre llegan esas olas de amor 
Lugar de donde llega la vida y donde va 
Plenitud de nostalgia de una vida anterior


27
(Aquella mirada del anden)

Ordalías entretejen muros de fantasías
Sueños entrelazados que viene y regresan
En las noches de insomnio mi almohada fuiste tú 
Cómo puedo dejarte si vives en mi mente
Cómo llegar a amarte si eres parte de mi
No quiero ningún sueño en que no vivas tú
Si la vida me diera otra vida de más
Solo para vivirla metido todo en ti
No existe monte alguno donde no mores tú 
Ningún mar es completo si le falta tu olor
Las nubes serían negras si faltaras allí
No puedo imaginar la nada sin que estés
Con solo tu mirada puedo abarcar el mundo
Me detengo en tus manos tratando de escrutar



28. (Pueblo mío)


Mi sufrir es dolor de no llegar a ti
Las lágrimas se agolpan queriendo derramar 
La tarde va cayendo tras las rojizas nubes
Se va todo acabando dejando de brillar 
Después de un día de luz llega la oscuridad 
Aromas de los montes me invitan a soñar 
Estando ahí sentado frente al sauce llorón
Me abraza la tristeza cuando miro hacia allá 
Recuerdos de otras tierras me vienen a invitar 
A vivir esos días que dejamos atrás
Con detalles de luz y penumbras también
Se forman en mi alma las añoranzas idas 
Aunque vivo en dos mundos mi mundo serás tú


29


(Tarde de invierno)


Sigo preso en las mieles de tus manos de sol
No podría evadirme aunque quisiera al fin
Cuanto se añora el mundo que hemos querido ver 
Todo se empequeñece como en un cuento de hadas 
Ningún acto de vida queda sin revivir
Hasta los mismos sueños se funden en silencio
Aromas de la tarde que la lluvia despierta
Relampaguea a lo lejos la furia de ese dios 
La mar esta bravía lo puedo presentir 
Cuando brillan los rayos hacia la costa 
Allá estará mi alma sentada junto al fuego 
Sufriendo silencioso tu ausencia dolorosa 
Corazones en fuga tormentosos riachuelos 
Amores y anhelados sinsabores de ayer



30


(Ay, Chamana)



Sin siquiera dejar una nota al partir
Se la llevó la noche entre nubes de alcohol 
Salmodias y agonías recuerdan ese ayer
En cada letanía se puede oír su voz
La tarde invita al rezo de vísperas al fiel
Nada ni nadie puede decir cómo será
Es que lo viviremos en cada eternidad
Solamente nos queda lo que fuimos ayer
Cada segundo pasa para decir adiós
Cual caduco reloj de arena gris y azul 
Escucha los latidos del viejo corazón
Quiero ser solo tuyo y tú sola de mí
Puedo sufrir callado los mayores dolores 
Teniendo entre mis manos esa triste canción 



31


(Aquella dulce noche)

Anuncian sin cesar el baile del pasado
Los simples movimientos del aire entre las ramas 
Mientras la lluvia cae en miríadas de gotas 
Siento frio en mi cuerpo mi alma está serena 
Saliendo de la casa hacia el verdor del prado 
Quisiera en el silencio contener tu recuerdo
No dejes que me vaya sin haberte abrazado 
Quiero decirte tantas cosas pequeñas
Como se llena el cuenco de la mano con aire 
Largas fueron las horas de la noche pasada
Mi almohada recordaba junto a mi tu perfume 
Blanca e inmaculada la cama en que dormía
Sabes que yo no puedo olvidarte jamás 
Por ese ayer que nunca deja de transitar



32


(Diosa y vestal)



Cual guerra eterna y dura, difícil de luchar
Sin tregua en la batalla mi nave avanza ya 
Contra viento y marea he podido luchar 
Dulzura es la palabra que te señala a ti
Una y más veces suave la rémora de amor
Dos y tres veces bella escucho el tintinear 
Dicen las campanadas de la vetusta iglesia 
Cuán grande es el recuerdo de noches que lloré 
Los silencios del alma son mil veces mejor 
Nunca me digas eso que nunca quise oír 
Quisiera que esta tarde te duermas en mis ojos 
Como una enredadera de pasión y de paz 
Tiene tejida en ella los jirones de ayeres
La palabra que brota suavemente al pasar
Tu nombre es como un fuego que me quema los labios





33


(Al cantante que se fue)


Vi por allá al poeta llorando sin cesar
Las tristes remembranzas de amores que sufrió 
Dulces y amargos sueños que a su mente ató 
Que breve que es la dicha y largo es el dolor 
Quien dice que haya amado y que nunca sufrió 
Miente deliberada y torpemente al fin
Así es la misma vida que nos toca vivir 
Mustias están de duelo y de placer 
Anémonas hermosas junto al frágil riachuelo 
Las rocas que han bajado bailando siglos ha 
Esas mismas redondas de tanto discurrir 
Aunque no sientan nada logran sobrevivir


34


(En el rincón del Tenampa)

Las cuerdas de guitarra que gritan mi canción 
Como en eterna danza del universo van
Han debido decir los cantos del amor
Gritan con suave tono su triste melodía 
Recuerdos de esa musa que su alma me abrió 
Los años que mas duelen son los que no regresan 
Nos queda siempre a mano volver a recordar 
Nuestra gran esperanza es volver a soñar
Viene y va sin apuro, repite su pesar
No hay dolor si te quedas, mi dolor es sin ti 
Las tristes despedidas del ayer vuelven ya 
Corren por entre nubes de recuerdos sin par 
Guardados entre velos de seda y de satín



35


(Hotel de ciudad)



Gimen desconocidos cuerpos entre satín
Gritan sin sentir miedo la pasión de su amor 
Las voces de las gentes no logran acallar
Se mezclan con los ruidos de la sola ciudad 
Entre los gimoteos y gritos de dolor
No atinan a entender los que pasan de lado
Los que corren sin alma tras la vida sin vida 
Conocer nunca pueden los que nunca han amado 
Cuando dos corazones necesitan gritar
Al viento, al mundo, a todos, lo que quieren decir 
Expresión sin palabras ni maneras de hablar
No hay lenguaje entendible que el amor teja solo 
Si no hay amor adentro de nuestro corazón
No podemos saber qué significa el ruido
Oímos gimoteos de canticos de amor



36

(Tristeza citadina)


Una oscura tormenta se siente por doquier 
Como si el mundo entero se quisiera acabar
Cuantas miradas cruzan la negra oscuridad 
No puede haber temor para quien haya amado 
Amar es el secreto para sobrevivir
Quien conoce ese reto entiende mi razón 
Todas las melodías de amor suenan y van 
Esparcen en el aire la esperanza de vida 
Como querría que estés en cada atardecer 
Aquí a mi mano atada sin miedo y con pasión 
Ataduras de amor se llevan sin dolor
Como las flores traen en el aire su amor 
Como luz de la tarde discurre sin cesar 
Vemos lo que llevamos y sentimos ahí
Muy dentro de nuestra alma está la realidad




37

(San José, abril 1992)


Sentir y oír la tarde llenarse de silencios 
Puedo en mi soledad dejar que me aprisione 
Esa tristeza dulce que dejaste al pasar
En mi alma muy adentro tu aroma llevo yo 
Me puedo morir hoy o vivir mucho mas
Lo que si llevo dentro de mi es ese amor 
Sabor a dulce amargo que en tus labios bebí 
Delicadas gardenias que me llevaste ayer 
Soleado estaba el día y lo vimos partir
Nos dejaba la tarde y sentíamos los dos 
Cuando empezó tu alma a quererse alejar 
No existe más el día ni la noche tampoco 
Perseguían tu aroma y me dejaron solo


38



(El campanario del pueblo)

Has de saber un día cuando no exista yo
Lo mucho que te amaba después de oír tu voz 
En aquella iglesita sin ningún ermitaño 
Musitarán las hadas mil nombres en cascadas 
De cristalinas aguas que bebí de tu piel 
Húmeda y blanquecina, como nube de abril 
Muchos años hacía que deseaba abrazar
Esa carne nívea que tanto y tanto amé
Sabías muy bien que esas miradas del ayer
Miraba ora tus manos, tus labios y tus ojos 
Mientras nos invitaban a obedecer a Dios
Te traicionó sin verlo tu instinto de mujer
Aunque me digas una y mil veces que no
Siempre sentí que estabas deseando ser de mi 
Aquella noche calurosa de abril, besaba tus mejillas 
Ahí bajo la luna que hacia brillar tu ardor
Al sonido lejano del rio tormentoso





39


(La hija del posadero)



Ojos que se encendieron verdes como la mar 
Diminutos luceros que me hacen suspirar 
Aquel que estuvo adentro sabe bien lo que son 
La noche se adentraba en ese verde miel
La luz del sol compite por cambiar su color 
Agonía en tres vías que nos lleva hacia allá 
La vida entre tus suaves sollozos de pasión 
Siento que a cada beso me meto entre tu piel 
Suspiros y sollozos la llenan lentamente 
Blanquecina y pequeña habitación de hotel 
Donde el amor prohibido nace y te hace mujer 
Enredada en mi cuerpo vas dejando en mi piel 
Ese olor a camelias que vive siempre en ti 
Después de una violenta tarde de mucho amor






40


(Amores en ardores encendidos)



Buscaba mi alma con frenesí un amor
Era por dentro como tierra reseca
Ni la lluvia lograba mitigar esa sed
Como sentía el dolor de no poder amar 
Llegaban a mi vida tan solo a recalar
Como viejos navíos cansados de vagar 
Muchos barcos dejados al pairo en el amor 
Fui isla, fui ensenada, fui playa roca y mar 
Estaba ahí esperando llegase ese vapor 
Buscaba con ardores un naufrago de amor 
Y como me esmeraba en hacerlas sentir 
Pasión, ardor, cariño y calor otoñal
Fui aroma de azahares, fui flor de dulce olor 
Fui río, fui marea, fui mar, fui cielo y tierra




41


(A Facundo Cabral)


La muerte es solo un sueño y eso lo sabia él 
Suenan sobre las piedras las espumosas aguas 
Tararean dulces cantos de otras tierras lejanas 
Me quedo viendo el juego que hacen en remolino 
Me traen la noticia del amigo que ha muerto
A vivir otros sueños en otro mundos lejos
No puedo aunque quisiera lograr secar mis ojos 
Alterna la ternura con el frágil recuerdo
Siento fuerte en mi pecho ese dolor lejano
Que llega y corre y canta bañado por las aguas 
Las piedras lo sabían antes de yo enterarme
Se los había contado el cielo que es azul 
Hablar mientras me acerco al río cristalino
Al alma le hace bien desahogar mis dolores 
Espero oír de nuevo esa voz y esas cuerdas
Me acordaré de aquellos sueños de juventud



42


(A Federico García Lorca)

Podría pasar la noche pensando en ese ayer 
Podría llorar al bardo como al amigo ido
El no perdonaría que lo sufran así
El que siempre aceptaba la ida como un bien 
Caminar adelante sin sufrir nunca más 
Tenemos un recuerdo grato que compartir
Los muchachos de ahora sabrán de esta historia 
Como en su día el gran Lorca se fue sin avisar 
Leyendo esos poemas pude saber muy bien
En el día de su ida yo todavía no existía
Me dejo mil poesias para aprender a amar 
Las almas de poetas no duran mucho aquí 
Deben pasar a otro lugar donde cantar 
Los poemas que un día nos dejaron aquí




43


(Facundo fecundo)



Vacilante entre sueños febriles que sudaba 
Caminaba muy cerca del que ya no está aquí 
No puede desdecirse Dios sobre su creación 
Por qué tenemos tanto dolor innecesario
El que anuncio la paz entre todos los hombres 
Con solo su guitarra, bastón y gruesos lentes 
No tenía lugar fijo donde echarse a dormir 
Era en muchos aspectos como el Hijo de Dios 
Vino y marchaba siempre entre mucho dolor 
Lloraba por el padre que lo dejo sin ver
Y por la pobre madre que era ambos a la vez 
Sufría por nosotros los vanidosos hombres 
El sabia y decía que las cosas nos atan 
Morir cerca de irse por equivocación 
Cuantas horas pasaron en el día a la vez
Sin ser de aquí o de allá era de todo lado


44



(Bienaventurados los que tienen hambre y sed de justicia)



La mano que domina la sociedad actual 
Envuelta en mucha plata paga por no escuchar 
Quisiera silenciar la valiente denuncia
El grito del poeta que le llamase adúltera 
Aunque calle el poeta, las piedras gritarán
No dejara de andar el valor por el mundo 
Caerán muchas voces, así cayó García 
Rodeado de serviles del cruel que mata y mata 
El mundo al fin de cuentas sigue sin detenerse 
Habrá muchos más Brutus que asesten el puñal 
La vida de los grandes siempre seguirá así 
Llena de inmunidades y de inmundicias mil 
No reconoce nunca verdad que sea sincera
El pobre debe siempre sufrir su duro sino 
Mientras no descarnemos tendremos que sufrir





45

(Morena guapa y coqueta)

Cantares sibaritas de pegajoso son
Caderas que en cadencia se dejan contemplar 
Lejanas risas que emergen jubilosas
Entre el llanto y la dicha
Entre lagrimas de oro
Bailas y mientras lo haces
Tienes la mente muy lejos del lugar
Nadie podría comprender el por qué
El poder ser dos veces diferente
Entretejer la pena con el gozo
Misterio antiguo de la mujer latina
Cuanto dolor y cuantas risas hay
Esa dorada tez que brilla al aire
Para entender a nuestra musa
Tenemos que ser sangre, ladina y española




46



(Amanece en la finca)


Mañanas que se llenan de trinos
Antes que deje de brillar la estrella
No se observan por ser de madrugada
Aun no sale el sol y lo sentimos
Está cuajado de calor de sueños
Esa ansiedad de las primeras horas
Que vienen a llevarse los secretos
Que entretejió la oscuridad anoche
Donde se sueña y se ama con doble pasión 
Cántico de la brisa en el palmar
Susurros anodinos de ignotos inquilinos 
Se está yendo la noche silenciosa
Y pensar que pudimos ser dichosos





47

(Adiós)



Como quisiera decirte desde lejos
Cuanto he sufrido por no poder verte 
Ayeres lejanos que me dejaron mucho
Mucho más que un recuerdo y una pena
Es tan grande la dicha que la pena es apenas 
Poco menos que un susurro lejano
Es ese resquemor del alma herida
Solo entendible por quien ama tanto
Se llenan los ojos de agua salada
No es el mar el origen de ese amargo 
Sabor a ayeres y a mañanas idos
Dulce dolor que mas que dueles quemas 
El alma enamorada y dolorida
Sintiendo siempre que la vida vuela 
Como se nos va el mundo entre los dedos


(“Casi le digo a la vida la verdad en la cara...”)



48


(Paloma de fogón)


Pupilas donde nace la entrada al alma tuya
Esos ojos que brillan a plena luz también 
Negros como la noche invernal de setiembre 
Que esperan por otra alma que quiera poseerte 
La piel morena espera por unos rojos labios 
Que se fundan en ella como una sola carne 
Ahí donde no llega jamás la otra mirada
Porque estas hecha de brea, sudor y olor de leña 
Paloma de fogón, descalza Dulcinea
Entre tus suaves ansias reprimidas apenas 
Quiero ser marinero atado a tus correas
Dejarme sacudir por las ráfagas fuertes
Que vienen doblegando las naves ya cansadas 
Tormentas tropicales que azotan cuerpos y almas




49


(Vivir en el Señor)


Deja que suavemente deposite mi vida
Dentro de tu vasija de oro bruñido
Quedarme entrelazado a tu más hondo ser 
Como si fueras tú la piel que me protege
Así una noche entera no demora un segundo 
Quisiera que las horas quedasen incrustadas 
Dentro del pétreo eterno reloj de arena tuyo 
Se que podría vivir siendo por siempre sombra 
Después de haberte amado no quisiera mi vida 
No es vida la que está por fuera de la tuya 
Decirlo a viva voz es ansiedad consiente 
Cuando lo que queremos con tanta decisión 
Los giros de las almas solo los sabe Dios




50



(Amor de otoño)



Entrega inusitada del amor otoñal
Ese final feliz nunca se nos irá
Aquella orgía de besos y de abrazos sin fin 
Parece que haya sido un sueño del ayer
No quiero despertarme por miedo a la verdad 
Prefiero estar soñando, aunque no viva ya 
Los sueños me darán lo que niega la vida 
Soñar es estar vivo, dulcemente feliz
Las horas de vigilia me quitan el placer 
Soñarte es poseerte y estar dentro de ti
Yo le pido a la vida unas horas de mas
Solo para soñar contigo sin cesar
Este placer inmenso vedado le ha de ser
A quien no haya amado de forma tan sutil





51


(La noche cae)


Cascabeles que cuelgan de la noche estrellada 
Luna que resplandeces en la oscura pradera 
Pasas entre las nubes corriendo sin destino 
Argentinos destellos te muestran más brillante 
Esta noche de invierno inusualmente clara 
Recuerdos que se citan a dialogar conmigo 
Mientras me voy quedando lentamente dormido 
Me dicen que ya eres una mujer distinta
Si quisiera mirarte creería que eres otra
Ayer me dijo aquella amiga de otros años 
Creer que todo es vano y que nos deja siempre 
No quisiera creer que has cambiado tus rasgos 
Si soñé que eras tú pero no eras aquella
Una desconocida que me robara el alma



52



(Ilusión)



Entre sueños perennes mantengo el corazón 
A veces el recuerdo sustituye al ahora
Si pudiera mirarte no sé si será igual
No hay tiempo que al amor consiga envejecer 
En el recuerdo existe todo sin avanzar
Si hemos guardado mucho del amor juvenil 
Los cuerpos las albergan pero no lo creemos 
Las almas no envejecen dicen los que lo saben 
Que no podría creer que eres otra distinta
Así estarás por siempre muy dentro de mi alma
Creía que eras eterna como la estrella aquella 
En mi mente grabada sin que pasasen años
Te hiciste una ilusión fuertemente arraigada 
Cómo poder decir que te amo si ya tú no eres tú




53

(Mirna)


Hilos suaves de plata han llenado mis sienes
Los cambios que se dan cuarenta años después 
Asombran nuestros ojos que no aceptan verdades 
Las únicas verdades son las del corazón
Valederas o no son nuestro único tesoro
Que llevamos muy dentro del alma
Recuerdos y miradas, contactos, besos y esa pasión 
Quien pudiera dejar eternizado el hoy
Aquellos ayeres que ya no volverán
Pueden las golondrinas regresar cada año
Los recuerdos no emigran aunque pase el verano 
Aunque llegue el invierno cuajado de recuerdos 
Permanece en el alma el beso que me diste




54


(Amor perenne)


Sutilmente hilvanadas las horas pasan lejos
De los enamorados que dejaron de verse
Un día ya no hubo día, noche ni amanecer 
Quedó solo en el alma atada sin piedad 
Oculto bajo llave dentro del corazón
Aquel viejo perfume que traías una vez 
Metido entre tus ropas se quedo entre mi piel 
Nunca más lo olvidé, ni quise, ni se fue 
Como es fácil amar en tiempo intemporal 
Cambiamos realidades por ilusiones fijas 
Ese olor y esa risa, tu mirada infinita
No querer olvidar lo mantiene más firme 
Recordar es vivir y hallar la eternidad
Oh amor que un día llegaste sin dejarme jamás



55


(Etéreamente vivo en ti)



Silva el viento en las copas de aquel Sauce llorón 
Es el soplo del éter que corre tras de sí
En ese eterno etéreo discurrir sin pasar
No pasa aunque parece que pasa sin cesar
Nos acaricia el rostro y nos hace soñar
Las brisas que a la tarde deja atrás la tormenta 
Viene de todas partes y a todas partes va
Es parte de ese ensueño que nos hace soñar
Se desprende de mi y se refleja en ti
De tu rostro ha salido tibiamente hacia mi 
Somos lo que sentimos y soñamos aquí 
Eternidad sin tiempo y tiempo sin lugar
Es lo que busca mi alma entre las manos tibias 
Y tú buscas ahí mismo esa parte de mi


56

(Profesión: caminante)

Camina caminante, no vuelvas a mirar
En cada esquina un triste recuerdo de tu tierra 
Vas rezando un rosario de recuerdos de allá 
No aminores tu marcha ni eches a andar atrás 
Así te recordaron aquellos que se fueron
Como un hijo que un día se tuvo que marchar 
A cruzar los ignotos mares de la locura
Esa es la vida misma que te pide vivirla
No importa donde duermas, esa será tu tierra 
Tu casa es la morada donde descansarás
El hogar te cobija no importa dónde estés 
Recuerdos de otras tierras llegan y dejan huella 
Indeleble y remota la risa de la infancia
Se queda en las palmeras de ese parque de ayer 
Solo conoce el mundo quien se atrevió a partir 
No temas caminante, sigue y deja el ayer






57


(A mi patria chica)



Que serena es la noche después de haber llorado 
Como se calma el alma al abrigo del mundo 
Cuan duro es estar vivo sintiendo la verdad
La que nos da la vida en las tardes de agosto 
Cada vez son más largas las tardes de mis sueños 
Más frecuentes mis penas pensando en esa tierra 
La que una vez me dio todo lo que tenía
La misma que me creó un corazón valiente 
De hombres bravíos en febril libertad
De mujeres valientes que enfrentan la verdad 
Esa tierra que mana miel y leche a la vez 
Ese pedazo de suelo que siempre soñaré 
No podría olvidarlo aunque pasen mil años 
Lo llevo dentro de mí, son lágrimas sus ríos 
Salen sin ser llamadas como aguajes de marzo




58



(Amor insaciable)



Sombra que alumbras todo en la noche sin fin 
Arrebato de furia cual tormenta invernal
Nos llega de momento la luz y se nos va 
Nada nos dura mucho cuando estamos aquí 
Entrecerrados ojos hechos de luz y miel 
Crepúsculos innatos de celajes de gris 
Apenas la luz tenue del moribundo sol 
Siembra dudas de amor y terminas odiando 
La tristeza, el dolor del amor que se va 
Solamente ha de ser parte del mismo ser 
Amar y querer ser uno dentro del otro
Querer ser uno solo al fundirnos los dos 
Ser una sola alma sin saberlo quizá 
Es la mejor manera de amar y ser amado




59


(La eternidad es hoy)



La lluvia que cae en los prados de atrás
No deja de encantar la dicha de existir 
Cuando somos terrenos no sabemos del éter 
La fragancia sutil que nos deja el partir 
Descarnar es tan solo un paso más de aquí 
Aunque de allá nos llegue la orden de partir 
Surcaremos violentas tormentas en la mar 
Viajaremos sin tiempo, sin espacio, sin masa 
Seremos parte íntegra del todo de la nada
Al llegar el momento solo hemos de partir 
A ese encuentro firme con la única verdad 
Entre sueños y gritos de materia infinita 
Llena la vida está de dolor y placer
Es cual lejana mezcla de odio y de amor 
La vida es tan fugaz como lo puede ser


60


(Tristeza al atardecer)

Como cuando anochece y el mundo se ve ir
Las siluetas encarnan las figuras que eran
Deja de ser el mundo lo que el ojo vislumbra 
Pasan de realidades a esbozos de existencia
En un momento gris que llega y nunca llega 
Escasa media hora de transición de luz
Cuando el tiempo se empeña en no moverse más 
Instante deletéreo que nos invade a todos
Hace una rara mezcla de seres y de cosas
Bruma junto a la espuma del anchuroso mar 
Momentos de realismo e irrealidad se funden 
Confunden y trascienden, embrujan y deslumbran 
Noche que cuando llegas traes descanso y paz 
Día que al alejarte dejas la irrealidad




61


(Amor)



Perderme embelesado en ese inmenso mar 
Cual naufrago indefenso que busca ser amado 
Haber perdido el rumbo, la sensación de amor 
Nadie puede dejar de amar y ser amado 
Cuando el alma te trae desde niño el amor
Es una parte íntegra de intimidad y ser
Quien nunca tuvo adentro ese sutil sentir
No puede comprender palabras del amor
Amar no es solo un verso, pose o palabra seca 
Amar es empapar las páginas de ti
Amar es un sentir que pocas almas sienten 
Quien pudiera esta noche gritar al viento
Que ama y quiere amar, que no es nada sin ti 
Los sueños vienen prestos a suplir esa ausencia



62


(La compañera de mi vida entera)



Quedan señales fijas de esa pasión eterna 
Muchos años pasados y allá en el corazón 
Cuando nos traspasara el alma aquel amor 
Quedamos como fijos, sin mañana ni ayer 
Quiero gritar al mundo que eres eternidad 
Mis ojos interiores siempre te ven igual
No has enfrentado el tiempo en tantos años idos 
Te mantienes eternamente joven, no cambias 
Eres como un Ángel que vino y se quedó 
Metido en mi pupila como un atardecer
Señalas al ayer más que al hoy o al mañana
Hueles a éter dulce como un lejano sueño
Eres eternidad, eres miel, esperanza, dicha placer dolor y mas 
No es posible describirte sin lagrimas cayendo
Mis ojos se nublan con humedad de ayer



63


(Delusions)



Dulces amaneceres que saben a tu piel
En mi boca está siempre aquella ilusión
De haber besado un día la mano de Dios
No puedo separar ficción de realidad
No puedo saber cuándo se termina este hoy 
Vivir como entre brumas que me hacen suspirar 
Sintiendo aquí en mi pecho las penas del amor 
Voy hace muchos años caminando tras ella
Se fue o quizá no estuvo, no lo logro entender 
Era imagen serena saliendo de una ola
La que una vez llegase a mi playa solitaria 
Emergiendo entre nubes de blanco gris
Fue barca, tabla, playa, mar y cielo a la vez





64


(Vida)


Ámame o solamente deja que te ame yo 
Entregarme es tan fácil entre tus brazos
Eres mi juventud que llegó y se quedó
De forma extrañamente eterna y juvenil
Eres rosa, laurel, clavel, lirio y orquídea
Eres olor de mar, de monte y río azul
Eres la que me diese un día un beso inocente 
Te clavaste en mi mente como espina de rosa 
No pude separarme de ti nunca jamás
Vives entre mis ojos, mis manos y mi ser 
Éter que te deslizas y entre suspiros vas 
Sublime y majestuosa te miro por doquier 
Eres la calle, el libro, la flor, la nube y mas
Eres indiferentemente todo a mi alrededor




65


(Moza hermosa)



De mi inocentemente mente de juventud
El amor que me diste jamás se separó
Esta noche silente, quiero decirte yo
Cómo puedo gritar tan fuerte que me escuches 
Que sepas en mi vida lo que lograste en mi 
Inmaterialidad increada por un beso de amor 
No esperes otra vida para saber qué soy
No quiero ya estar lejos de ti, ni puedo, ni podré 
Estas dentro de mí como la vida misma
Mas que a la propia vida te siento palpitar 
Metida aquí en mi pecho palpitas junto a mi 
Eres irremediablemente mía y yo solo de ti 
Materia transformada en espíritu eterno 
Gracias por aquel beso que me diste una vez




66


(Musa de mis sueños)


Musa de innumerables formas y nombres mil 
Sutil encarnación del más puro sentir
Jamás poeta alguno logró sin ti existir
Te reflejas a veces en una cara o más
Te conviertes de pronto en mujer otoñal
En virginal doncella te posas y ahí estás
En la sonrisa triste de aquella cara allá
En la risa estruendosa de un rincón de algún bar 
Eres la nota pronta que brota en mi guitarra
El silbido que intenta un tango emular
El tañido lejano del templo que se oye
Eres eso y mil cosas que quisiera decir
Eres sencillamente, no puedo actuar sin ti 
Musa una y mil veces, bendita y sin forma 
Vestal que sales siempre a encontrar el amor



67


(Pasionaria)


No tienes que quererme para que te ame yo 
Ese amor que despiertas es amor de verdad 
Sin que te dieses cuenta llegaste a mi vivir 
Como entre candilejas te mostraste ante mí 
No sé si alguna vez podrás saber así
Como yo siento esta desbordante pasión
Sin ti o contigo estoy, solamente sé estar 
Que es una forma pura de mi existir
No dejarse jamás atrapar por la materia inútil 
Esa que es otra forma de ser y de querer
El alma sabe bien donde comienza el cielo 
No necesita guía ni explicación alguna
Es un torbellino que envuelve y enloquece 
Despiertas en mi vida la creación, el poema 
El cantar, la tonada, el fino dibujar
Avivas toda fuente que puede haber en mi




68


(Noche de sentimientos)



Noche no te apresures a pasar por mi vida
Puedes estar tranquila junto a mi mientras sueño 
Estoy rememorando lo que me dió la vida
No tengo apuro alguno en que llegue el mañana 
Estar aquí sentado, mientras oigo llover
Siento que es lo que quiere mi alma decir ya
En esta santa noche de paz y bienestar
El alma se transforma en muchas cosas más
La lluvia oculta pronto los ruidos del allá
Que belleza tan pura me viene a visitar
Al darme inspiración mientras grito en silencio 
Quiero que muchos sientan lo que yo siento ahora 
Que sepan que no hay nada más grande que el amor 
Se queda poco a poco el hoy que se nos va
Preñado de sentires y de sueños sin fin
Como una inmensa playa de amores e ilusiones


69


(A la vida, con amor)

Vida encarecidamente quiero decirte gracias 
Me diste mil por uno y todo merecido
No existió la injusticia en toda mi existencia 
Todo fue claro y dulce, todo brilló a tu luz 
Vida puedo decirles a quienes lean esto
Que me trataste siempre mejor tu, que yo a ti 
Fuiste prodiga en bienes en amores y mas 
Fuiste fiel compañera en mi camino andar 
Me regalaste tanto que quisiera cantarte
Mil poemas de amor, de dolor y placer
Me diste a manos llenas todo lo que es sentir 
No hubo nunca nada que pueda reprocharte 
Como dijo el poeta fui yo y no tu quien quiso 
Que las cosas marchasen a la manera mía




70


(Adiós sin pena)


Al fin llega el momento de decirte hasta pronto 
Después de ese arrebato de inspiración sutil 
Fuiste musa en mil rostros, en mil cosas y más 
Me diste el sentimiento que plasmo en estas líneas 
Líneas que corresponden al camino que he andado 
Como quisiera un día poder decirte más
En unos cuantos versos que salten por acá 
Que griten en mis dedos con suave liviandad 
Que canten cual secreto y eterno trovador 
Que griten a los vientos que la vida eres tú 
Que llegaste a tenerme rendido ante tus pies 
Los mejores momentos los viví junto a ti 
Musa eterna de mil y un rostros disfrazada 
Debo mi inspiración a una mirada eterna
De las mil y una caras que me toco mirar
















E